Comunicado

Bancada DC aprobó ley que prohíbe a los colegios negar matrícula por deuda a causa del Covid-19

La iniciativa, analizada en tercer trámite, establece la reprogramación en cuotas por no pago de mensualidades y quedó en condiciones de ser promulgada.

En condiciones de pasar al Ejecutivo para su promulgación como ley de la República quedó el proyecto que prohíbe a los establecimientos educacionales particulares subvencionados y particulares pagados, negar la matrícula para el año 2021 a estudiantes que presentan deuda, en el contexto de la crisis económica producto de la pandemia por Covid-19. El proyecto contó con el respaldó de la bancada DC, cuyos parlamentarios pidieron una “rápida promulgación para poder otorgar algo de tranquilidad a miles de familias en esta época del año”.

Cabe precisar que se establece que los establecimientos educacionales subvencionados, con financiamiento compartido y los particulares pagados, deberán elaborar un plan de medidas extraordinarias, que tenga como objeto garantizar la continuidad del proceso educativo de los estudiantes. El énfasis estará en las medidas que busquen enfrentar las consecuencias económicas producto de la emergencia sanitaria derivada del Covid-19.

La nueva ley establece que “el plan de medidas deberá contener y explicitar medidas extraordinarias, entre las cuales deberá considerarse, al menos, la reprogramación de cuotas de colegiatura pactadas para el presente año escolar 2020 y las reprogramadas con anterioridad al mes de marzo de 2020, para aquellos padres, madres y apoderados cuya situación económica se ha visto menoscabada producto de la emergencia sanitaria.»

El texto establece, además, que se considerará la situación económica de padres, madres y apoderados que hayan perdido su empleo o se encuentren acogidos al seguro de desempleo.

Al mismo tiempo, se aprobó una norma que indica que los establecimientos deberán   atender, especialmente, la situación de las familias en la que se registre una rebaja en los ingresos de, al menos, un 30%, en comparación con el año 29019.

En el caso de padres, madres o apoderados que vivan en el mismo hogar, la disminución de los ingresos percibidos se calculará sobe la base de la suma de dichos ingresos.

En cuanto a la modalidad de pago, se establece que “si la flexibilidad en el pago de la deuda incluye la reprogramación en cuotas, no se podrán generar intereses, ni multas por mora. Esto, mientras se mantenga la situación de menoscabo en la economía familiar.” Y, se agrega que “la norma indica que toda reprogramación, estimada por el sostenedor educacional, no podrá significar un sobrecargo financiero para el apoderado deudor.”

Por otra parte, “no se aceptará una reprogramación cuando signifique un aumento igual o superior al doble del pago mensual, que originalmente corresponda al mes en que inicia el pago de la deuda, así como, con cualquiera de los meses venideros.”

Anterior

Con críticas a la SEC, comisión investigadora de alzas de luz en pandemia aprobó conclusiones

Siguiente

Diputado Ortiz sobre segundo retiro del 10% : "en un escenario de cuasi abandono gubernamental el segundo retiro es una urgencia"

OrtizDiputado

OrtizDiputado